27 de febrero de 2007

LA DAMA DE LA NOCHE


Ahí estás, Milenaria. Desde el inicio de los tiempos, o quizás, antes de los tiempos. Antes de que la noche y el día fueran.

Enigmática, misteriosa, desconocida. Pero sugestiva, excitante, altiva, poderosa. Desde que el hombre nace hasta que muere. Compañera inseparable de la humanidad.


A veces, te muestras radiante, espléndida; y diría que hasta sonríes; o, acaso es que te burlas, como la Gioconda. ¿Es que lo que ves desde la lejanía de tu atalaya te hace sonreír, o es que la sonrisa es de tristeza y de ironía?


Acaso, es, que como femenina que eres, muestras recato y turbación porque te sientes misteriosa.


Prefiero que sea así, pues desde el romanticismo, es así como te deseo ver. Lo prefiero a pensar que eres parte de la naturaleza inerte, inanimada, distante e insensible.


Y te digo, a ti, que se que me oyes, y me entiendes: Estoy enamorado de ti, desde el instante en que te conocí y empecé a admirarte.


En tu periplo por el firmamento de una noche estrellada, te observo continuamente.


Ese color rojo-anaranjado que muestras cuando te asomas, tal vez sea por pudor. Después, a medida que pierdes el recato, te tornas brillante, luminosa, plateada. Como si un halo de felicidad irradiara tu rostro. Y todo cuanto a tu alrededor se mueve, se ilumina.


A veces, las nubes, ce3losas, te ocultan a mi mirada; o tu te escondes entre ellas en un juego excitante y provocador de coquetería femenina.


En tu recorrido, desde oriente a poniente, rielas sobre las dunas, las arenas y los oasis de los desiertos; sobre las pampas y sabanas; sobre las áridas montañas y frondosos bosques.


Rielas sobre las cumbres, cimas y cañones; sobre las aguas de los mares, ríos y cascadas. Sobre los inmensos desiertos de hielo y nieve.


En tu presencia los grandes mamíferos, que pueblan la tierra, descansan y duermen tras un día de ociosa actividad. Otros, los pequeños roedores y rapaces nocturnas salen de sus nidos y madrigueras para alimentarse.


Los marineros te quieren y te necesitan. Te buscan con su mirada cuando inician sus laboriosas y arduas tareas. Para los moradores del desierto, eres la antorcha y guía constante en sus permanentes andaduras.


En tu presencia, una infinidad de insectos y otros animales lanzan un cántico de vida con sus trinos y gorjeos que conforman una fantástica polifonía.


En tu presencia las personas intiman con el Creador, le elevan sus preces y le adoran. En tu presencia ahogan sus penas los mas desfavorecidos de la vida y los que padecen. Otros encuentran sentido a la vida en la intimidad de tu compañía.


Eres inspiradora del amor, y en tu presencia se hace mas intenso e intimo, pero se aprovechan de tu aparición las almas infames y ruines.


Eres un reto para los mortales. Te quieren ver a sus pies, quieren descubrir tus misterios. Acaso, así, satisfagan sus ambiciones y vanidades.


Yo, sin embargo, al igual que las almas sensibles, delicadas y románticas, te quiero como siempre te he visto, como la Dama y Señora de la Noche.



J.Chacón

LA INSPIRACION

Dicen que los escritos, prosistas o poetas, noveles unos, o avezados ya en el arte de escribir otros, invocan a sus musas cuando inician algunos de sus escritos. Unos lo hacen porque creen que bajo el influjo de su intervención halarán la fuerza y la iluminación necesarias para sus creaciones. Otros, para que su valimiento le oriente en el arte y habilidad de su estilo.
Sea como fuere, cada cual, finalmente, elige a su musa en relación con su afinidad y sensibilidad.
Para unos las musas son seres reales; para otros, seres imaginarios o espíritus que les ilumina; para otros más, son la esencia, la energía y la fuerza que les impulsa a escribir. Y, quizás, para otros su musa son la inspiración y el estímulo que los aconteceres, que rodean a los humanos, les induce a expresar sus pensamientos y sentimientos.
Son fuentes de inspiración los vaivenes afectivos y sentimentales de la vida cotidiana de las gentes, los hechos luctuosos y dramáticos de la vida, los grandes acontecimientos que conmocionan el universo y la humanidad, las circunstancias triviales e insignificantes que nos rodean, y, por qué no, también las pequeñas alegrías y satisfacciones que nos proporciona la vida.
También son motivos de inspiración las magnificencias de la naturaleza, sus montañas y llanuras; sus ríos y mares; sus desiertos de arena y nieve; sus animales y sus plantas.
Las aguas sonoras del arroyo que discurren rutilantes por el lecho guijarroso; los insectos de alas polimorfas y cromáticas que liban el néctar de las flores y plantas; el zagal con el zurrón en bandolera que apacenta el rebaño por las laderas de las montañas; los fulgores y estruendos de la tormenta. Y tantos y tantos otros acontecimientos que nos dispensa la naturaleza son causa de inspiración.
Yo, aprendiz de escritor, iniciado en los avatares de la escritura, cuyo único interés es el plasmar pequeñas y anodinas anécdotas, al igual que los consagrados maestros de la pluma, también tengo mi musa a la que invoco y cuya ayuda solicito en mi modesto devenir. Mi musa y mi inspiración es real, es tangible; es un alma unido a un cuerpo; mi musa es mujer, mi musa eres Tú.
Te elegí como musa cuando al leer mis primeras letras recibí tu congratulación, creí ver en tu rostro un gesto de sorpresa y satisfacción. De sorpresa porque no podías imaginar la fantasía, y el estilo que se plasmaban en mi humilde escritura; de satisfacción porque, quizás, la sensibilidad que apreciaste en lo que escribía era coincidente con el sentimiento y emotividad de tu alma.
Por todo ello, desde ahora tú serás mi Musa.

J.Chacón


¿QUE ES SONREIR?


SONREIR ES VIVIR AMANDO.
AMAR ES VIVIR SONRIENDO.

EL AMOR Y LA LOCURA


Hace mucho tiempo, cuando en la Tierra aún no existían o vivían los humanos, vivían en ellas las virtudes y las pasiones, y en la eternidad de su tiempo se aburrían.
Un día decidieron jugar a algo divertido, pensaron durante un rato y a la IMAGINACIÓN, a la que todos conocemos, se le ocurrió jugar al escondite. Todas recibieron la idea con gran alegría, pero...¿Quien la paga?. Se miraron unas a otras y la LOCURA, ya sabéis como es, gritó que ella la pagaba. Así que se puso a contar:
-15, 20, 18, 34, 23, 3... La LOCURA contaba como a ella le parecía, mientras todas las demás corrían a esconderse.
-29, 19, 4, 17, 14... Seguía contando la LOCURA, y, poco a poco se fueron escondiendo todas, menos el AMOR, que corría de un lado para otro sin encontrar un lugar para esconderse, porque ya se sabe que el amor siempre es indeciso.
-13, 1, 16, 25, 10, 24... ¡Ya está! Voy a por vosotras. El AMOR seguía sin esconderse, corrió y se metió en el primer lugar que encontró, en un zarzal, justo a tiempo.
La LOCURA comenzó a buscar y al dar la vuelta tropezó con la PEREZA, que estaba tumbada a sus pies.
Después encontró a La IMAGINACION, que estaba escondida entre las nubes.
Luego a la INOCENCIA, que estaba escondida detrás de sus manos creyendo que como ella no veía tampoco la veían a ella.
También encontró a la MENTIRA, que estaba aquí, pero como era mentira estaba allí.
Así poco a poco encontró a todas menos al AMOR.
-¡ Amor, sal ! que el juego ya ha terminado.
El AMOR no salía, todas comenzaron a cansarse y a aburrirse.
-¡ Vamos, sal de una vez !
Pero el AMOR seguía sin salir porque a veces el amor tarda en salir.
La ENVIDIA que se preocupa mas del resto que de si misma, se acercó a la LOCURA y le dijo al oído:
- El AMOR está escondido entre las zarzas.
La LOCURA se acercó y llamó para sacar al AMOR.
Como el AMOR seguía sin salir, la LOCURA metió la mano pero se pinchó y se hizo sangre, lanzó un grito de dolor, ya se sabe que para que el amor salga a la luz, a veces es doloroso.
Muy enfadada la LOCURA cogió un palo y lo agitó entre las zarzas, salió un grito de dolor que paralizó a todas y... salió el AMOR.
Todas contemplaron horrorizadas como el AMOR salía de entre las zarzas, con los ojos en las manos y las cuencas vacía ensangrentadas.
Se hizo un gran silencio y todas lloraron, y se preguntaron que iba a hacer el AMOR.
Entonces habló la LOCURA:
- Desde ahora yo seré tus ojos.
Por eso desde entonces " EL AMOR ES CIEGO Y LA LOCURA SON SUS OJOS".

LA AMISTAD

La amistad es un templo. Un templo no se construye en dos días.
Los amigos son las flores del jardín de la vida.
El amigo verdadero ha de ser como la sangre, que acude a la herida sin que lo llamen.
Amigo es aquel, en cuya presencia se puede seguir pensando en voz alta.

Anonimos


RECETA: Budin de BESOS.

BUDIN DE BESOS:
Ingredientes: 100 grs. de COMPRENSION.
500 grs. de AMOR.
250 grs. de TERNURA.
300 grs. de PARTICIPACION.
Preparación: Se junta BOCA con BOCA hasta sentir la emoción, y luego se repite a gusto del consumidor.

ENTONCES..... ¿QUIEN SOIS?


¿Dónde naciste?...................... De la nada.

¿Quien te engendró?................Una ilusión.

¿Cual es tu misión?..................Hacer sufrir.

¿A las mujeres?............... Sí, a ellas hasta la muerte.

¿Cual es tu nombre?.................¡Dolor!

¿Y tu apellido?...........................Placer.

Entonces.... ¿Quien sois?.......... Soy el AMOR.

26 de febrero de 2007

Y PENSÉ QUE ME MORÍA




Aquel día al anochecer, cuando pasaste por allí, yo me estremecí, y no se lo que sentí.
Yo pienso, mi Señor, que lo que yo sentí no era frio, si no amor... y pensé que me moría.
A las orillas del mar, mis ojos cambian de color cuando pienso que el amar no causa ningún dolor.
¿Será así el amor?
Yo no puedo comprender...
Alguien

MI VIDA ME PERTENECE


Mi vida
Mi vida me pertenece,
mis sueños también.
Mis penas las respeto,
y mis alegrías también.
No me quejo de la vida,
mala o buena, mia es.
¿Me tienes celos?
Los siento...
pero esta vida mia es.
Manuela

25 de febrero de 2007

QUISIERA SER

Quisiera ser sol para calentar tu piel.
Quisiera ser agua para mojar tus manos.
Quisiera ser aire para acariciar tu rostro.
Quisiera ser lágrima para deslizarme por tu mejilla.
Quisiera ser estrella para alumbrar tus pensamientos.
Quisiera ser lluvia para humedecer tus ojos.
Quisiera ser flauta para sentir tus labios.
Quisiera ser miel para que te embriagues de mi dulzura.
Quisiera ser latido para sentirme en tu pecho.
Quisiera ser almohada para sentir tu calor.
Quisiera ser luna para velar tus sueños.
Quisiera ser tiempo y detenerme junto a ti.
Quisiera ser suspiro para expirar del fondo de tu alma.
Quisiera ser tierra para acogerte en mis entrañas.
Pero lo que mas quisiera,
es que me amases como yo te amo.
Alguien

TU RECUERDO

Tu amor me hizo volar
y de ilusión me llenó la vida.
Te devolveré las cartas nunca escritas,
te devolveré las rosas marchitas,
pero dejaré conmigo tu abrazo,
tu beso, tu presencia,
tu sonrisa, tus ojos,
y sobre todo... TU RECUERDO

TE RECUERDO

Hoy como ayer...
como siempre....
te recuerdo...
Recuerdo tu rostro de niño, tu risa fuerte y contagiosa...
tu caminar seguro y firme....
tus manos entre las mías.
Recuerdo las tardes de lluvia,
la luna en la ventana, las viejas canciones,
el árbol donde escribí tu nombre.
Los días se hacen lentos y las noches solitarias.
Te busco... y no te encuentro.
Te llamo... y no respondes.
Te dejé marchar, no pude detenerte,
tal vez por cobardía o por no saber cuanto te amaba.
El tiempo pasa y no estás conmigo.
Sueño lo imposible... sueño que estás a mi lado.
Y por eso,
hoy como ayer...
como siempre...
te recuerdo.
Fátima

SIEMPRE TE AMARÉ

SIEMPRE TE AMARÉ

Mientras las estrellas del universo

sigan brillando en el infinito,

mientras el corazón de mi pecho

siga latiendo intensamente,

siempre te amaré.

Mientras el cielo siga siendo azul

y los mares no se sequen,

mientras el sol siga resplandeciente

y la luna sea su eterna compañera,

siempre te amaré.

Mientras los pájaros de los árboles

sigan cantando las odas del amor,

mientras la poesía siga siendo

la unión de dos almas,

siempre te amaré.

Mientras las canciones de amor

sigan estremeciendo corazones,

mientras los sueños sigan

haciéndose realidad,

siempre te amaré.

Mientras las respiración siga

circulando por mis venas,

mientras las noches sigan siendo

la mas larga espera,

siempre te amaré.

Mientras yo siga escribiendo

en mis momentos de anhelo,

mientras las ganas de vivir sigan

y los poetas sigan suspirando,

siempre te amaré.

Mientras la belleza siga siendo

la purificación del alma.

Mientras yo viva...

SIEMPRE DE AMARÉ.


¿QUE ES UN SUEÑO?

¿QUE ES UN SUEÑO?
Es un sentir sin tener
un amor que no se ve
son deseos de querer,
ansias por rozar tu piel.
Sentimientos que se mezclan
sin saber que hacer
con el solo deseo
de acariciar tu piel.
Dulce sueño que me embriaga
y que me enciende el alma
en esas noches de luna,
en esas noches de magia.
¿Que es un sueño?
Son mis manos las tuyas,
cuando recorren mi cuerpo
y cerrando los ojos
hasta te veo y te siento.
Tu susurro en mi oído
despierta mis sentidos
y mi alma se estremece
con un solo suspiro.
Siento el sabor de tus labios
sin haberlos besado,
y el calor de tu cuerpo,
sin haberlo abrazado.
Ese es mi sueño,
en una noche de luna,
en una noche de magia,
un roce de almas.
Hiedra

AMISTAD

AMISTAD.
Es no tener miedo a la verdad, no tener nada que ocultar.
Respetar en silencio las decisiones tomadas aun cuando no se está de acuerdo con ellas.
No cuestionar. Saber escuchar y saber callar.
Apoyar y dar un abrazo fraterno, tener solidaridad. No aprisionar.
Saber decir en el momento preciso las palabras adecuadas, sin tener que buscarlas.
No confundir la franqueza con la ofensa.
Es aceptar que nadie es perfecto y que por lo tanto nadie está exento de cometer errores.
Apoyar en las decisiones y momentos difíciles sin mencionarlo previamente.
Es respeto mutuo. Generosidad.
Es compartir, dar sin esperar recibir.
Amistad para mi es... ¡¡¡ Justo lo que encontré en ti !!!
Francita.

LA LUNA Y EL SOL

El Sol y la Luna esconden
un secreto en su interior,
un dulce sentimiento
que se llama amor.
La Luna llora en silencio,
se mengua su corazón
creciendo sus sentimientos,
llenándose de ilusión.
El Sol, altivo y radiante
sufre por ese dolor,
al no poder con sus rayos
acaricias a su amor.
El Sol y la Luna se aman,
solo lo sabe Dios,
que regaló con estrellas
esa inmensa pasión.
El Sol y la Luna se añoran
con tantísimo clamor
que de vez en cuando eclipsan
con un beso ese amor.
Hiedra.

Gustavo Adolfo Becquer. MARAVILLOSO.

Podrá nublarse el sol eternamente;
podrá secarse en un instante el mar;
podrá romperse el eje de la tierra
como un débil cristal.
¡Todo sucederá! Podrá la muerte
cubrirme con su fúnebre crespón;
pero jamás en mi podrá apagarse
la llama de tu amor.

24 de febrero de 2007

*** Necesito... ***

NECESITO

Necesito tantas cosas... y tengo tan pocas que a veces pienso enloquecer. Suelo ser una mujer centrada y sensata, pero a veces mi corazón puede a mi cerebro y me juega malas pasadas. Me saca de mi ilusión y de mi fantasía y me transporta a la realidad, dolorosa realidad, que yo continuamente escondo y trato de huir de ella.
Te necesito tanto...
Necesito verte, hablarte, tocarte, acariciarte. Besarte, morderte, lamerte. Necesito estar cerca de ti, ver tus ojos cuando me hablan, sentir tu aliento cerca de mi, notar el calor de tus labios, la humedad de tu boca. Quiero volver a sentir tus manos acariciando mi cuerpo, tus brazos abrazándome, tu voz en mi oído diciéndome " te quiero" . Necesito estar a tu lado. Me encantaría velar tus sueños y colarme entre ellos. Me gustaría verte dormir y acariciarte mientras lo haces. Me complacería que me abrazases fuerte, muy fuerte y no me dejases escapar nunca. Necesito estar contigo, dormir a tu lado, y despertarme cada mañana abrazada a ti.
Necesito que me mimes, y me cuides. También necesito hablar de muchas cosas contigo, cosas de las que no hablamos cuando estamos juntos, pues el poco rato del que disponemos para vernos, lo ocupamos amándonos. Pero necesito hablar de otras cosas, de tonterías, de cosas poco importantes pero de las que me gustaría que participases conmigo.
Sería muy feliz viviendo contigo y cuidando de ti día a día.
Me gustaría poder ir de compras contigo, hacer la comida para ti, lavar y planchar tu ropa y plegarla con mimo. Repartirnos la tarea de la casa para terminar pronto y de nuevo deshacer la cama. Ducharme contigo y que me enjabonases lentamente el cuerpo, yo aclararía el tuyo.
Necesito tantas cosas... y tengo tan pocas...
Necesito que me lleves contigo para siempre, y si ahora no puede ser, por lo menos espero que cuando tu te vayas... me lleves contigo.

20 de febrero de 2007

*** CARTA A UN AMOR PROHIBIDO *** (De mis escritos "Cartas a un amor prohibido")


No se explicar muy bien lo que significas para mi.
Eres el sol que me da energía y poder, que me alumbra el camino que he de seguir, que me calienta y me ayuda a vivir.
Eres el centro de mi vida. Gracias a ti he vuelto a sentir, a reír, a apreciar lo que tengo a mi alrededor y disfrutar de las pequeñas cosas, a valorarme a mi misma como persona y a amar.
Tú, con tu manera de ser, de mirar, de escuchar y de comprender mis palabras, las dichas y las que no hacen falta decir, porque tú las adivinas, con tu manera de hablar, con las constantes demostraciones de cariño, amor y entrega, has conseguido derribar mi muro de protección y has ocupado mi corazón, mi mente y mi cuerpo.
Ahora te pertenezco por completo y siento que tú también me perteneces.
Creo que lo que poseemos el uno del otro muy pocas personas lo tienen. Nosotros dos somos unos afortunados que se complementan perfectamente.
Tal vez nos hayamos encontrado algo tarde, pero podemos disfrutar el uno del otro el resto de nuestras vidas.
Va a ser muy duro, tendremos días buenos y también muy malos, pero sé que los dos juntos superaremos cualquier contratiempo y nuestro amor perdurará en la eternidad.
Ahora no concibo mi vida sin ti, necesito verte, oírte, tocarte, sentirte, olerte, lamerte y también necesito sentir tus besos, el contacto de tu piel con la mía, el calor de tu cuerpo, la humedad de tu boca. Necesito que me hables, me mimes, me mires, me acaricies y me abraces cuando me encuentre mal.
Se que hay situaciones que nunca se darán en nuestra pequeña y limitada vida en común.
Me gustaría pasear abrazada a ti por la orilla del mar, sentarme contigo en un acantilado y contemplar y oír las olas romper sobre las rocas, me gustaría cocinar para ti, dormir contigo y despertarme abrazada a ti, mirarte mientras duermes y besarte la frente y los ojos sin que tu te despiertes.
Me gustaría gritar al mundo que te quiero y no tener que ocultar nuestro amor. No podremos nunca pasar unas vacaciones juntos, en tener una velada a solas, con una cena íntima a la luz de las velas y un baile corazón con corazón para culminar la noche.
Podremos escribir un libro juntos, incluso podremos algún día plantar un árbol, pero nunca podremos tener un hijo. Te aseguro que para mi sería maravilloso darte un hijo y poder criarlo juntos y que se parezca en todo a ti.
No creo que esta situación llegue a darse, pero si en algún momento tu dejases de amarme, por favor, no me engañes y dímelo, no tengas miedo a herirme, aunque parezca frágil soy fuerte y aunque parte de mi moriría, procuraría salir adelante.
Creo que te amo desde el primer día que te vi y se que moriré amándote aunque por ley de vida tu entonces ya no estés conmigo.

Marisa

1997 (De mis escritos "Cartas a un amor prohibido")

*** Sin Ti ***

SIN TI
Porque me viste triste y callada
pensaste que ya no te quería,
y es que por tener que estar sin ti,
desgraciada y sola me sentía.
Porque me viste seria y airada
pensaste que ya no te amaba,
y es que por estar lejos de ti,
amor, tenía el alma destrozada.
¿Cómo pensaste que ya no te amaba?
¿Cómo pensaste que ya no te quería?
Si por estar, amor sin ti,
mi corazón de dolor se quebraba.
Ten presente, siempre, vida mía,
que te amo, y jamás dejarte podría.
Pues por tu ausencia, mi alma de pena se partía.
Cariño mio, sin tu presencia yo moriría.

Marisa.









LA AVENTURA DE NADIA





A Nadia nadie la ve. A Nadia nadie la toca. Nadia es, simplemente, una brisa, nada más que una brisa deliciosa, fresca y discreta.

En otro tiempo, Nadia pasaba sus días acariciando flores, refrescando las frentes cansadas de los oficinistas y despeinando flequillos engominados.

Aunque era hija de una familia de poderosos vientos, nunca se dio aires de grandeza; aunque sí que podía, porque su padre era un Alisio venido del norte y su madre la famosa Tramontana.

Todavía no se ha aclarado el porqué, pero un buen día se despidió de los suyos diciendo que deseaba hacer unos experimentos.

El primero fue explorar qué pasaba si se metía en alguno de los globos multicolores que se venden en la plaza. Aprovechó el hinchador del señor globero, se coló por su oscura boca y entró en el interior de un globo rojo. Una cadena de sensaciones le llegaron en tropel, sentirse "dentro"... crecer... empujar los límites de goma... tocar la tensión de las paredes transparentes... ver como el color rojo se diluye según engorda el globo.

Tanto le gustó que probó otros colores, un amarillo vigoroso, un verde estimulante... Ni se dio cuenta cuando su globo fue zarandeado por unos vientos que corrían calle abajo, dando empujones y haciendo un ruido que asustaba a la gente. Empezó a sentir miedo.

- ¿Y si explota...?

No pudo evitarlo, su globo se estrelló contra una chincheta y... el susto fue mortal. Mareada por la explosión, Nadia se vio envuelta entre aquella pandilla de vientos violentos que la arrastraban con ellos. Quedó alucinada con la marcha de aquellos gamberros que tiraban papeleras, rompían macetas y daban golpes a las ventanas.

- !Que poderío! ¡Que sustos dan a la gente! ¿Por qué tiran puñados de tierra a los ojos de los niños?

Aquello era una pandilla de desalmados... hasta se reían cuando salían en las noticias de la tele los desastres que ocasionaba su tornado. Así que decidió dejarlos para dedicarse a cosas mas suaves y constructivas.

Estuvo enseñando flexibilidad a los árboles jóvenes para que se doblaran a su soplo, en lugar de ponerse tiesos y chulos con peligro de quebrarse. De paso, aprovechó para adiestrar a las hojas caducas a despegarse al llegar el otoño.

A un lago muy soso le enseñó a mover sus aguas de manera que pudiera multiplicarse el sol en cada ola y convertir a la luna en rizos, lágrimas y sortijas.

También probó a disipar humos y porquerías flotantes en el aire, pero ahí le fue muy mal, los ácidos, vapores y sprays la dejaban hecha un asco. Estaba por los suelos, olía mal y pringaba cuanto tocada de mil cosas repugnantes. Así que buscó una nube de agua fresca y limpia para darse una ducha.

Quedó tan limpia y relajada que mientras se secaba al sol apoenas percibió que se estaba elevando por el calor. Subía y subía hasta que la tierra llegó a ser como unmapa de los libros, Las alturas eran admirables.

Pero, sobre todo, la mayor sorpresa fue conocer a Aliento, un viento muy peculiar, era imposible adivinar su origen, su destino y su forma... pero se le sentía profundamente armónico, emanaba bondad y a su lado se estaba divinamente.

Estuvieron charlando horas. Nadia le contó sus ganas de experimentar cosas y repasó las vividas con los globos... los ciclones... los bosques... los humos... la nube... Al fin le preguntó:

- ¿Cual de todos te parece mas interesante?

El Aliento le contestó:

- Ninguno de ellos. No hay nada como el interior del hombre y la mujer. Ese si que es un universo apasionante.

Así es como Nadia empezó a entrar en humanos y se convirtió en respiración. Conoció el jadeo de un atleta, la respiración entrecortada de los que tienen miedo, salió en forma de silbido por los labios de los pobres que hurgan en las papeleras. Se hizo melodía cuando un flautista la impelía con precisión al redondo interior de una flauta, pasó apuros cuando fue el impulso de insultos y mentiras y se negó a colaborar cuando la usaban para escupir y cosas así.

Pero aprendió a ir mas allá de gustos y disgustos y a colaborar en todo lo que la vida había puesto en marcha. Unas veces llegó a ser el grito de un recién nacido... otras fue el último aliento del que expira... y otras muchas se convirtió en suspiros de pena y alivio.

Aquello de ser aliento daba tanto de sí que parecía imposible cansarse de probar nuevas experiencias.

Pero otro buen día, Nadia desapareció. Unos dicen que volvió a su casa y ya no sale, otros aseguran que está en todas partes, aunque nadie la encuentra. Quizá Nadia descansa plácidamente después de haber vivido tantas experiencias...

Nadie ha vuelto a ver a Nadia. Nadia se ha convertido en Nadie.
Alguien





DICHOSO HUMOR

Dichoso el humor balsámico que contiene ternura fresca y confianza madura: Hace digerible y hasta nutritivo lo duro de la vida que hay que tragar sin remedio.
Dichoso el que evita el humor irónico que camufla la agresividad con media sonrisa.
Dichoso el que elude el humor corrosivo que pincha cualquier esperanza y amarga el gozo.
Dichoso el que rehuye el humor prepotente que hace bromas "desde arriba" y se queda satisfecho chorreando a los de abajo.
Dichoso el que cultiva el humor oportuno que tiene en cuenta la situación emocional de cada persona.
Dichoso quien disfruta de buen humor de cosecha propia.
Y mas dichoso aún si, al compartirlo, alegra la vida de los otros.
Alguien

HABÍA UNA VEZ UN PÁJARO


Había una vez un pájaro que se refugiaba a diario en las ramas secas de un árbol que se alzaba en medio de una llanura desértica.

Un día una ráfaga de viento arrancó de raíz el árbol. obligando al pájaro a volar a mil kilómetros en busca de nuevo refugio. Hasta que por fin llegó a un bosque de árboles cargados de frutas.

Si el árbol seco se hubiera mantenido en pié nada hubiera inducido al pájaro a renunciar a su seguridad y echarse a volar.
Alguien.

11 de febrero de 2007

LA REINA DE LA NOCHE


SEDUCTORA

Reina de la noche,

mariposa de seducción.

De a poco... vas quemando tus alas

a la luz de un farol.

Utilizas tu belleza, natural o fabricada.

Todo te da igual,

desafías a la vida...

Seduces con tu mirada,

de un azul irreal.

Con ese cuerpo cincelado y ropas caras...

un perfume francés vas dejando a tu paso,

como un veneno tu aroma disparas...

desarmando al burgués.

Con total atrevimiento vives la noche...

No tienes freno,

vuelves de madrugada.

No quieres consejos, no aceptas reproches,

ni quieres ser juzgada.

Te sabes bella...

Sales a seducir

como una estrella

y... ¡seduces!

sin importarte nada.



Alguien

*** Para Carlos, Amigo del Alma ***

GRACIAS POR TU AMISTAD


Te encontré una tarde mientras me encontraba perdida por los caminos tortuosos de mi laberinto, triste, desorientada, sin rumbo, y desde los recodos ocultos de mi alma te invité a escribir.
Y esa fue una historia de rosas y cantos, y tiernos mensajes de felicidad... Gracias, Carlos.
Marisa.

COMO UNA MARIPOSA


Bella mariposa de color,
que suavemente te posas
en claveles y rosas,
y vas libando amor.
Te posas, igual que su boca en mi boca,
que en una tarde loca... en un beso...
me robó el corazón...
Mi corazón se agita,
como una margarita...
igual que mi boca,
cuando su amor la provoca,
!desatando la pasión!...

Alguien

DESCANSA.


Cuando das lo que tienes y ya no te queda nada.
Cuando necesitas apoyo y nada mas te dan una palmada.
Cuando aligeras la carga de los demás y la tuya cada vez es mas pesada.
Cuando de beber das al sediento y ni una gota a tí te caiga...
Entonces es cuando a un lado del camino te tienes que apartar a descansar, a meditar,
porque en ese momento por la pesada carga,
podrías herir a quien quieres con el alma, y si eso sucediera...
por amar como amas, no estarías en calma.
Para, medita el tiempo necesario y descansa.
Verás como se aligera tu carga,
pues a veces el silencio lleva consigo tambien, la palabra.
Suspiro de Luna.

DE UN CORAZÓN PARTIDO



De un corazón partido, tal vez nazca una mariposa que vuele hacia la luz.

Alguien.

QUISIERA SER UNA LÁGRIMA


ALGUIEN DIJO UNA VEZ...
"Quisiera ser una lágrima suya, para nacer en sus ojos, vivir en sus mejillas y morir en sus labios."
Alguien.

SIGUE MI AMOR INTACTO



SIGUE MI AMOR INTACTO


Sigue mi amor intacto,
por ese hombre al que amo tanto,
como sigue viva mi pluma,
suspirando a la luna.


Alguien.

UN SUSPIRO


UN SUSPIRO
Brilla el pequeño suspiro,
que de tu boca emerge,
y con razón y sentido,
a mi piel se cierne.
En un suspiro
de tu alma surgido,
y como parte de tí,
se muestra prohibido.
Brilla, retoza,
se engalana y me deslumbra,
es la mas viva expesión,
de la sinceridad mas pura...
Un suspiro...
y el resto es silencioso,
sin motivo,
solo cielo...
un suspiro
Alguien.

5 de febrero de 2007

*** La Dama de Espuma y Nacar ***



LA DAMA DE ESPUMA Y NÁCAR


Sentirte cerca es experimentar una vorágine de sensaciones. Tu color, tu olor, tu tacto, tu frescor y a veces tu calidez despiertan sentimientos de admiración y deseo.

Da igual como te muestres, tranquilo, acogedor, juguetón, irascible o bravo, siempre mágico, hechicero y conquistador.

Eres el origen de la vida, sin ti nunca hubiéramos podido estar aquí.

El mar, aguas que esconden infinidad de misterios, tesoros fabulosos, civilizaciones perdidas. Embarcaciones sumergidas en tus profundas aguas guardan celosamente tus secretos. Escenario de enardecidas batallas durante todos los tiempos. Lecho de vida y de muerte. Inspiración constante de escritores, poetas y prosistas, de pintores y trovadores.

Todo un mundo de colores y lleno de vida se esconde bajo tus azuladas aguas. Arrecifes de preciado coral adornan tus profundidades. Peces de llamativas escamas y multitud de formas caprichosas, moluscos, crustáceos, caballitos de mar, estrellas, conviven en cierta armonía formando ese universo acuático y único que distrae con sus constantes piruetas al rey Neptuno.

Las gaviotas, albatros y cormoranes, entre otras aves sobrevuelan tu superficie haciéndote compañía y alimentándose de tu rica despensa. Cuando se sienten cansadas tu las acoges, las meces y reconfortas hasta que recuperan su energía y nuevamente pueden reemprender su vuelo.

Al atardecer los tritones bailan y las sirenas cantan con su coro de damas de espuma atrayendo al navegante solitario que surcas tus aguas buscando paz y descanso, transportándolo a tu mundo mágico.

Te contemplo y me gustas, paisaje misterioso y hermoso, inmenso, inigualable y por lo tanto único. Quien te ha contemplado una vez nunca será capaz de olvidarte.

A ciertas horas parees solitario y frío, pero no es así, pues siempre tienes compañía.

Uno de tus dos inseparables amigos, el sol, calienta tus aguas durante el día, haciéndolas apetecibles. Acalora mi piel y siento la necesidad incontrolable de sumergirme en tus aguas. Voy hacia ti y juegas conmigo una y otra vez. Primero me asustas con tu lengua de espuma fría lames mis pies y después te escapas. Doy un paso atrás pero tu vuelves a por mí, esta vez mas cálido. Intento acercarme más, adentrarme en tu líquido salado, me cuesta pues sigues jugueteando conmigo y cada vez que avanzo un poco tus olas de espuma me impiden el paso. Lucho contigo y por fin te gano la batalla, o me dejas ganar, entonces parece que me aceptas como un ser mas de tu reino.

Tus aguas me mecen y las damas de espuma me arrullan. Cierro los ojos, estiro los brazos y las piernas y con el sol acariciándome la cara me dejo llevar. Me inundas, me envuelves, me refrescas, me relajas... hasta que poco a poco cansado de mi presencia, travieso, me devuelves a la orilla otra vez, envuelta en espuma y vestida de arena y nácar.

El sol languidece al caer la tarde y tus aguas azules se tornan de un mágico y especial tono esmeralda que va oscureciéndose a medida que avanza el tiempo, hasta convertirse en un color indefinido pero no por ello menos hermoso, a veces te muestras verde, otras azul viejo y gris.

El fuego del son se va apagando en el horizonte y deja sobre el cielo las huellas de sus dorados dedos como queriéndose asir a él para no dejarlo marchar tan pronto, pero estás ya muy cansado para conseguirlo.

El cielo entonces como protesta enrojece de ira al ver que otro día más el sol le abandona, pero perdurará una aureola dorada y rosa hasta que la oscuridad de la noche lo apague por fin.

Tu otra amiga inseparable, la que te acompaña todas las noches, la dama de la noche, la luna, ilumina tus aguas con destellos de plata. Ahora te muestras cansado, tranquilo. Descansas del bullicio y el gentío de la mañana y de la tarde. En el silencio y la oscuridad de la noche las damas de espuma y nácar cantan con mas fuerza melodías de amor que tan solo aprecia algún romántico solitario y las parejas de enamorados que junto a la orilla se arrullan o pasean.

Es al anochecer cuando tus aguas a penas se distinguen en el negro horizonte, cuando los pescadores echan sus redes que con suerte y con tu beneplácito recogerán llenas. La luna, igual que a tí, les acompaña durante su trabajo a la vez que vela tu reposo.

El mar, la mar... nos atraes tanto que no nos importa mancharte con cremas, lociones, aceites e incluso a veces con "agüitas amarillas", corremos hacia ti sabiendo que nos acogerás en tus aguas, como si Neptuno emergiera sonriente e tus profundidades y abriera los brazos para estrecharnos amorosamente entre ellos, pero a veces, cosa natural, te muestras mas arisco y comprendemos por qué. Lleno de ira lanzas tus aguas con fuerza contra las rocas produciendo un gran estruendo y no mostrándote menos bello por ello, si no al revés, agresivo, hermoso, fuerte, poderoso, dominante, asustando a unos y maravillando a otros. lenguas bravas de mar que suplican respeto. Vertimos a tus aguas inmundicias, deshechos, petróleo e incluso grandes cantidades de productos químicos que matan a los seres mas queridos de tus profundidades, y después, cuando ya es tarde, intentamos remediar lo que ya no es remediable. Es lógico que te reveles en un intento desesperado de mostrarnos el daño que constantemente te hacemos.

Te tratamos mal y tu en cambio nos respondes con belleza, una bonita y original forma de protesta, de llamarnos la atención, y de decirnos: "¡Eh, cuidado!, que estoy aquí, no me hagáis daño que soy único y ambos nos necesitamos.

Y tienes razón, te necesitamos porque sin tus azules aguas saladas, tus abismos, tus sirenas y tritones, tus damas de espuma y nácar nada sería igual, si tu no existieras ¿con que íbamos a comparar la belleza?

*** Un día de lluvia ***


Un día de lluvia.



En este momento me encuentro sola y desde una ventana contemplo el paisaje. Hoy es un día de lluvia típico del mes de Abril en el cual nos encontramos. No hace frío, tampoco viento fuerte, tan solo se aprecia una suave y agradable brisa.


El cielo se muestra de color gris ceniza, uniforme, sin nubes que destaquen en él. De vez en cuando se ilumina cortado por los brillantes relámpagos.


Oigo piar a los pájaros, unos cobijados bajo las tejas de los edificios colindantes, otros en los recovecos de la deteriorada fachada. Veo algunos huecos y emplumados por la humedad resguardados en una ventana, dan saltitos y se apretujan unos contra otros, de vez en cuando se sacuden con fuerza, no se si porque tienen frío o es que intentan quitarse el agua que les ha mojado el plumaje.


En este momento la lluvia es bastante intensa, golpea con fuerza contra el asfalto formando burbujas en el suelo que poco a poco se va llenando de charcos.


Tras la cortina de agua distingo algunos árboles, el agua les ha lavado las hojas y ahora se muestran diferentes, con unos tronos verdes mas intensos que contrastan con el color rojizo que ha adquirido la tierra mojada.


Las altas hierbas, las malvas, amapolas, anémonas y margaritas silvestres se doblegan y bajan sus cabezas ante el peso y la fuerza de la lluvia.


Un largo trueno se escucha en la lejanía y me obliga a mirar de nuevo hacia el cielo. Respiro hondo, cierro los ojos y pienso en ti.


Me gustan los días de lluvia, tienen un encanto especial.


Llega hasta mi un agradable aroma a tierra mojada, es un olor que despierta en mi sensaciones y sentimiento románticos pero también una ligera melancolía.


Sueño despierta y mi ilusión en este instante sería que estuvieras aquí conmigo.


Nos imagino en la terraza, semiacostados en una gran hamaca, yo con mi espalda apoyada sobre tu pechos y tu abrazándome, dándome cariñosamente besitos en el cuello y susurrándome al oído, como siempre esas maravilosas palabras de amor que con tanta ternura me sabes decir. Tapados con una suave y ligera mantita y contemplando el paisaje y la tormenta, escuchando el sonido relajante de la lluvia, inundándonos del afrodisiaco olor de la tierra húmeda y disfrutando a la vez de un café con leche calentito, acurrucados el uno contra el otro, sin prisas, relajadamente, no importándonos el resto del mundo y sin prestar, por una vez, la mínima atención al reloj que tiene la mala costumbre de devolvernos siempre a la realidad de nuestras vidas.


Me encanta que me quieras y mas el dejarme querer por ti. Sabes el efecto que causas en mi cuando me dices cuanto me amas y lo que me necesitas, y sobre todo mi corazón y mi alma se derriten de amor y de pasión cuando me llamas perla o princesa.


Espero anhelante nuestro próximo encuentro para poder besarte, abrazarte y decirte cuanto también te amo, cuanto te echo de menos y cuanto te necesito yo a ti.


En una ocasión te dije que daría con gusto la mitad de los años que me quedan de vida por vivir el resto de ellos junto a ti, y ten por seguro que además de que entonces te lo dije sinceramente, sigo hoy pensando lo mismo y nada ni nadie en este mundo hará cambiar ese deseo.


Marisa


*** Recuerdos de un Otoño ***




******* Recuerdos de un otoño. *********


En la soledad de mi habitación, una vez mas leo tus cartas, esas cartas llenas de amor que tantas veces me han hecho sentir alegría, cariño y deseo. ¡Pobres!, están tan ajadas...

Un suave golpeteo me llega desde la ventana entreabierta. Es la fina lluvia que golpea sobre los cristales.

Me acerco con intención de cerrarla, pero el olor penetrante de la tierra húmeda del jardín me trae recuerdos inolvidables de momentos vividos junto a ti. Es tanta mi añoranza que abro la ventana de par en par con el deseo desesperado de que otros recuerdos vengan a mi mente.

Recuerdo aquella tarde de principios de otoño. Aquel paseo por el bosque de hayas, el olor de la hojarasca húmeda, la frescura, la paz, el silencio solamente roto por el tímido trino de algún pájaro y la voz del cuco.

Ese bosque que parecía salido de un cuento de hadas, de hayas altas de tronco claro y ramaje espeso, tan tupidas que tan apenas dejaba penetrar la luz del sol creando un sinfín de contraluces que hacía resaltar los colores rojizos y dorados de las hojas que, por el paso del tiempo formaban una interminable alfombra y que le daba un aspecto de embrujado...

Los macizos de fresas salvajes crecían en la penumbra. Los arbustos de flores silvestres de infinidad de colores bailaban sensualmente al son de la suave brisa...

El ambiente nos hechizó. Nos sentamos sobre las raíces de un viejo árbol.

Conversamos, nos mirábamos, callábamos contemplando nuestro alrededor y escuchando a nuestros corazones.

Pronto el atardecer se apoderó del bosque y yo sentí frió. Galantemente me colocaste tu chaqueta sobre mis hombros y me recliné apoyando mi espalda sobre tu pecho, tu me abrazaste y el frió desapareció.

Estábamos tan a gusto que no necesitábamos hablar para comunicarnos. El amor y la complicidad flotaba en el ambiente.

Sentí el calor húmedo de tu respiración sobre mi cuello...¡que delicia! Después un suave beso hizo despertar en mi el deseo. Me volví hacia ti y nos miramos, me dijiste "te amo, te deseo". Un torbellino de emociones se desató en mi interior. Nuestros corazones latían desbocados con tanta intensidad que casi podíamos oírlos. Unas lágrimas resbalaron por mis mejillas. Me acariciaste tiernamente la cara, yo besé tu mano. Cerré los ojos dejandome llevar por el placer. Con inigualable emoción juntamos nuestros temblorosos labios, y ente caricias y teniendo al bosque y a los pájaros por testigos... nos amamos...

Vuelvo a mi realidad, triste realidad.

Todavía sigue lloviendo, aunque con menos intensidad. La tormenta se aleja aunque a lo lejos se pueden percibir algunos truenos y relámpagos. Estos últimos truenos antes de la calma se asejemejan a los gritos desesperados que mi corazón da por ti. Los relámpagos son las dolorosas heridas de mi alma, y la lluvia las lágrimas que por ti derramo.

No es justo que hayas emprendido "el viaje" sin mi. Señor, ¿por qué te lo llevaste tan pronto? Habíamos comenzado a vivir. Me castigaste sin razón a esta prolongada agonía...

No concibo mi vida sin ti. A menudo te veo sentado en tu sillón favorito leyendo un libro, tocando en el piano nuestra canción, erguido frente a la chimenea. Todavía recuerdo tu voz diciendome te amo, te necesito... Siento el tacto de tus manos acariciando mi cuerpo. Noto tu olor, oigo tu risa. Te veo y quiero tocarte, pero al alargar mis manos hacia ti te desvaneces dejandome otra vez a solas con mi dolor.

Me dicen que de amor no se muere, mas mi alma, mi cuerpo y mi corazón mueren por ti.

Tan solo me reconforta saber que pronto nos volveremos a reunir y que ya nunca nos separaremos y viviremos nuestro gran amor eternamente.
Marisa

*** ¡Viento... oye, viento! ***



¡Viento... oye, viento!
Tu que recorres ágil la ciudad,
sé mi amigo por un momento.

¡Viento... escucha, viento!
No te revuelvas y sé bueno.
Atiéndeme, no seas inquieto.

¡Viento... corre, viento!
Por favor vé a donde él se encuentre.
vé veloz, no pierdas tiempo.

¡Viento... cuéntame, viento!
¿qué es lo que estaba haciendo?
Dime si suspiraba mirando al cielo.

¡Viento... acláramelo, viento!
No me tengas mas sufriendo.
Dime si yo estaba en su pensamiento.

¡Viento... vuelve, viento!
Vé y dile que lo amo, que lo añoro, que lo anhelo,
y que por estar con el me muero.

¡Viento... gracias, viento!
por llevar raudo este mensaje
lleno de amor y de deseo.